La terapia EMDR® (Reprocesamiento y Desensibilización a Través del Movimiento Ocular), también llamada TRT-Terapia de Reprocesamiento del Trauma, es una psicoterapia basada en la evidencia para Trastorno por Estrés Postraumático. Adicionalmente, resultados exitosos de tratamiento para otros trastornos psiquiátricos, problemas mentales y síntomas somáticos, han sido bien documentados en la literatura.

El modelo teórico en que se basa la Terapia EMDR®, es el Sistema de Procesamiento de la Información a Estados Adaptativos (SPIA). Este modelo postula que mucho de la psicopatología se debe a la codificacióndesadaptativa de memorias perturbadoras o traumáticas. Esto deteriora la habilidad del paciente/cliente para integrar esas experiencias de una manera adaptativa.

Las ocho fases, y el protocolo de tres vertientes de la terapia EMDR®, facilitan el reprocesamiento de la información y la integración de dichas memorias en redes adaptativas.

Este abordaje de tratamiento, que tiene como objetivos las experiencias pasadas, los disparadores presentes, y los retos potenciales a futuro, da como resultado el alivio de los síntomas presentados, un decremento o eliminación del sufrimiento producido por la memoria perturbadora, mejoría en cómo se ve a sí misma la persona, alivio de perturbaciones corporales, y resolución de disparadores presentes o anticipados.

La terapia EMDR® tiene una amplia base de reportes de casos publicados e investigación controlada que soportan a este modelo como un tratamiento validado empíricamente para tratar un amplio espectro de poblaciones, como aquellas con trastorno por estrés agudo y trastorno por estrés postraumático, trauma complejo, trastornos de personalidad, ataques sexuales, de pánico, duelo complicado, trastornos disociativos, trastornos de ansiedad, adicciones, fobias, temas de la autoestima, veteranos de guerra, problemas somáticos/ trastornos somatoformes, incluyendo dolor crónico, dolor por un miembro fantasma, eccema crónico, problemas gastrointestinales e imagen corporal negativa; drogodependencia, adicción sexual y jugadores compulsivos; disfunciones familiares, conyugales y sexuales; víctimas de catástrofes naturales o producidas por el hombre (terrorismo), así como gente de negocios, artistas y deportistas que se han beneficiado de la terapia EMDR® como herramienta para aumentar su rendimiento.

Las directrices Internacionales de Práctica Clínica de las siguientes Instituciones, han designado a la terapia EMDR® como un Tratamiento Efectivo y Eficiente para tratar el Trauma Psicológico: Organizacion Mundial de la Salud, Asociación Psiquiátrica Americana, Asociación Psicológica Americana, Departamento de Asuntos para Veteranos y Departamento de Defensa de los Estados Unidos, la Administración de Servicios en Salud Mental y Abuso de Substancias de los Estados Unidos, el Instituto Nacional de Excelencia Clínica de los Estados Unidos, y la Asociación Internacional para Estudios en Estrés Traumático, entre otros.